viernes, 23 de diciembre de 2011

Tan bien
como se aman los tontos,
como van al parque y comen pipas,
como llegan los domingos sin que nadie los llame
una y otra vez,
está esto de ser joven y de no pasar hambre,
de que mamá y papá nos regalen cosas por navidad
y de que no entre frío por las ventanas.

Porque Hemingway decía que era pobre y era mentira,
y también es mentira que los marineros amen el mar
o que los payasos no quieran tener casa.

Y que nadie lo niegue.

13 comentarios:

  1. Pasa unas felices fiestas y que te regalen muchas cosas. ! qué menos!

    ResponderEliminar
  2. Que bien escribes, me apetece leer un poco más que con esto de que estoy desaparecida por aqui.. :) asique sigo cotilleando!

    ResponderEliminar
  3. Que bien escribes, me apetece leer un poco más que con esto de que estoy desaparecida por aqui.. :) asique sigo cotilleando!

    ResponderEliminar
  4. Estás triste tú también porque no tocó la lotería en León. Qué nadie lo niegue. Da igual que Hemingway fuera rico o pobre: lo que más quería era a su escopeta

    ResponderEliminar
  5. Genial, aplastante.
    Feliz Nochebuean Alba.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Yo yo quiero que tú sigas escribiendo. Y que vuelvan Von Stuck y Moreau.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  8. Un poema es violento cuando me escupe al rostro. He quedado manchado.

    Bss.

    ResponderEliminar
  9. cuándo mentira y cuándo cuento? un auténtico gustazo leerte.

    ResponderEliminar
  10. Hola,preciosas y profundas letras van desnudando la pura y genuina germinal belleza de este blog, si te va la palabra encadenada, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos interminables...

    ResponderEliminar
  11. No habrá nadie con pelotas de negarle a usted nada, Flores... Se habrían muerto los mosqueteros. Los de los libros, digo, los heterosexuales y prejuiciosos.

    ResponderEliminar
  12. Es cierto, los marineros no aman nada...solo a la sífilis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar