miércoles, 16 de octubre de 2013

El tigre gatito.

Hay un tigre en casa que quiere comerme
y me hace llorar.
El tigre está siempre rugiendo
y siempre arañando.
Tiene los colmillos grandes como nunca se han visto
las uñas afiladas como nunca se han visto
los ojos locos como nunca se han visto.
Cuando el tigre me ataca y me muerde
yo sangro entera:
el cerebro me sangra,
el pecho me sangra,
los ojos me sangran,
las manos me sangran.

Y al verme casi muerta,
el tigre se pone triste y se hace gatito:
maulla,
me lame las heridas,
acerca su lomo para que ponga allí mis caricias.

4 comentarios: