sábado, 5 de septiembre de 2015

De niña tenía un árbol.
Y el árbol tenía un nombre y yo acariciaba su tronco.
Lo abrazaba mientras veía a las hormigas correr arriba y abajo por su corteza.
Y tenía celos de las hormigas por ser parásitos de mi árbol.

1 comentario: