domingo, 11 de marzo de 2018

Para ti deseo los bosques más hermosos

Para ti deseo los bosques más hermosos
y, sin embargo, no puedo.
No puedo abrir mis manos ante ti,
ofrecértelas repletas de árboles.

Como no puedo tampoco invitarte
a cruzar esta puerta,
a dormir en mi cama,
a comer este pan.
Desde mi casa no se ven las montañas.
No tengo casa.

Deseo que no tengas que vivir nunca en una ciudad grande.
Y, sin embargo, no podría.
No podría sacarte de allí tan solo con mi voluntad.
No podría derrumbar los edificios
con mi mente. 
No podría siquiera llorar tan fuerte
que el agua los arrastrara.

Pero y si en cambio
tú vienes
y llenas mis manos de semillas.
Y me dices
come de este pan,
recorre este sendero que va hasta las montañas,
construyamos
esta casa
en este valle.
Entonces para ti ya solo deseo mi deseo
y, esta vez, sí puedo.
Sí puedo abrir mi cuerpo ante ti
ofrecértelo repleto de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario