jueves, 27 de octubre de 2011

La catarsis perfecta se alcanza bajo un edredón con las esquinas grapadas al colchón. Da igual que afuera llueva o haga sol, que alguien te grite y te odie, que haya bestias despedazándose entre ellas por ver cual es la más humana. Da igual que nunca te hayas enamorado, que te hayan roto por sitios impensables, que te hayan obligado a convertirte en millones de ángulos agudos.






PD: Si tenéis tiempo, y si os gusta lo que veis, votad aquí.

6 comentarios:

  1. a ser posible que el edredón sea de plumas y silencio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. he votado, no sé a quién pero he votado. Besos

    ResponderEliminar
  3. es otro universo infinito-paralelo :)

    ResponderEliminar
  4. Da igual un cóndor mirándonos que un alce bebiendo aguas cristalinas.

    Bss.

    ResponderEliminar
  5. Hola, he vuelto. Y tengo más de cien entradas por leer, estoy seguro.

    ResponderEliminar