domingo, 28 de noviembre de 2010

Como el maravilloso espacio frio en el que se mueven las estrellas.



Los domingos por la tarde se enfada con el mundo. Se va de casa dando un portazo y se promete no regresar. Un bosque enorme al pie de las montañas sería ideal, el Amazonas, el Circulo polar ártico o incluso el desierto del Sáhara.
Sabe que irá a todos esos sitios antes de morir, así que el orden tampoco le importa. Se mete el dedo en la boca, luego lo saca para ver en que sentido va el viento y se larga con él a donde sea.
Los lunes de madrugada está delante de la puerta de su casa llamando al timbre en código morse ...---... , solo tiene ganas de que mamá le diga lo mucho que la quiere, le de un montón de besos en la frente y después de ayudarla a bañarse, la acueste en su camita de 90 que tiene sábanas limpias de algodón, mientras le susurra al oido que no pasa nada y le retira con cuidado el pelo de la cara para que se duerma.
- ¿Vas a estar siempre a mi lado, verdad mamá?
- Sí, mi pequeña, no voy a dejar que estés sola jamás. Lo prometo.

Después de esa promesa, ella se duerme, pero mamá permanece a su lado y aunque no la oye le dice:
- Es curioso, pequeña, todos somos muy valientes para irnos, pero al final todos acabamos regresando. Nadie es tan valiente como para amar la soledad mucho tiempo seguido, es demasiado fria.

10 comentarios:

  1. Muy buena :D

    Cuidado con las faltas de ortografía si no quieres ser azotada eternamente.

    ResponderEliminar
  2. La soledad es algo bueno, pero temporal. Nadie puede vivir eternamente solo, siempre se necesita a alguien que le guie cuando está perdido en su propio cuerpo.
    Precioso :)

    ResponderEliminar
  3. madre mía... sólo digo eso! Joder...

    ResponderEliminar
  4. Uff... a veces te sientes más solitario en el que se supone que es tu hogar que huyendo al Amazonas.
    (Podrías haberte escapado a los columpios...)

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por inaugurarme el blog ;D Intentaré pasarme por aquí a menudo jaja Recuerdos a Aurora, la mía se llama Pilar jajaja xD

    ResponderEliminar
  6. Los domingos por la tarde se enfada con el mundo.
    ESO ME SUELE PASAR.

    ResponderEliminar
  7. me encannnta! me siento muy identificada con eso de los domingos, solo que yo estoy todo el domingo enfadada... los odio!
    pasate :D
    http://charlotte-mrbrightside.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Muy buen texto, realmente contenido fabuloso.

    ResponderEliminar
  9. Yo me enfado con las tardes de domingo, porque me despierto de mi letargo y huelo a alcohol y mi boca sabe a cenicero. Me siento identificada, a veces estando en tu casa necesitas huir, te parece como que es el sitio más nefasto. Genial, pequeña

    ResponderEliminar