viernes, 22 de abril de 2011

Se llamaba Greta.

Me senté en la cama mientras ella acababa de desnudarse y tiraba la camisa encima del taburete que había previamente colocado al lado de la ventana.
- Aún no me has dicho cuál es tu nombre - dije sin apartar la vista de su ombligo de media luna.
Ella recorrió en un segundo la distancia que nos separaba y se tumbó a mi lado.
- Me llamo Greta.
- Gracias. Ya no tendré que ponerte un apodo cuando hablé de ti.
Greta se incorporó y dejó su mano peligrosamente cerca de la mía. Es curioso como, estando a punto de destrozarla a caricias, me daba miedo el roce de su piel. Me miró fijamente con unos ojos casi tristes.
- Cada vez que me acuesto con un tío, me invento un nombre diferente.
- ¿Esto se lo avisas a todos o soy un privilegiado? - inquirí socarrón.
- Se lo digo a todos.
Hay que joderse, pensé. "Greta" había desviado la vista y ahora se entretenía observando los dedos de sus pies.  Miré su perfil y ella abrió la boca como si quisiese añadir algo.
- Pero tú eres el primero al que le digo mi verdadero nombre. Y créeme, ha habido muchos antes.
- ¿Por qué?
- Porque tú también eres el primero al que voy a hacerle el amor.

16 comentarios:

  1. Oh, me gusta.
    Pero no la palabra mote.

    ResponderEliminar
  2. Mejor pseudónimo o apodo, sí.

    Hay gente que se empeña en sostener que hacer el amor es lo mismo que follar. Pero no. Nada que ver. Que bien que Greta lo sepa.

    :D

    ResponderEliminar
  3. Es que una conversación normal no queda bien pseudónimo. Pero lo cambiaré por apodo.

    ResponderEliminar
  4. Ooois... me gusta! es tierno... que bien juegas al juego de las palabras! "destrozarla a caricias"
    ^^ muy bien escrito señorita! =)
    PD: perdonameee por tenerte olvidadaaaaa =/

    ResponderEliminar
  5. A mí me gustaba más lo de mote, connotaba más cosas y le daba a la relación otro tono que explicaba el cambio al que se supone se llega al final. Pero bueno Ámbar esta es tú historia y aquí una banda de pedorros opinando sobre si mote o apodo, somos incorregibles. Me gusta tú historia, me gusta ese sencillez para explicar el inicio de un amor.

    Un saludo, y no nos hagas caso nunca, no somos más que unos pedorros entrometidos jajaja.

    ResponderEliminar
  6. Te la regalo.
    http://fc05.deviantart.net/fs42/f/2009/066/1/7/she_reads_in_fields_by_aimeelikestotakepics.jpg

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Me encantan tus textos. No dejes de escribir por favor! Y entro con frecuencia a tu blog. Me encanta encontrarme con nuevas entradas :)

    ResponderEliminar
  9. Sigo diciendo que tu blog, es de mis favoritos! :D

    ResponderEliminar
  10. Preciosa historia. Y esto de regalo:

    http://www.youtube.com/watch?v=kF37JJzWNwo

    ResponderEliminar
  11. No sabía que existiese esa canción. Pero me ha gustado mucho, gracias :)

    ResponderEliminar
  12. TOMANDO VINO

    Me miró, me dio belleza,
    y yo la creí mía.
    Feliz, me tragué la estrella

    Permití ser pensada
    a imagen del reflejo
    producido en sus ojos. Bailo, bailo
    al compás de repentidas alas.

    La mesa es una mesa, el vino, vino
    en una copa, que es una copa
    y está estando en la mesa.
    Y yo soy imaginaria,
    increíblemente imaginaria,
    imaginaria hasta la médula.


    Le hablo de lo que quiere, de las hormigas
    que mueren de amor
    bajo la constelación del diente de león.

    Juro que una rosa blanca
    salpicada de vino, canta.

    Me río, inclino la cabeza
    con cuidado, como si comprobara
    un invento. Bailo, bailo
    en una sorprendida piel, en un abrazo,
    que me crea.


    La Eva de la costilla, la Venus de la espuma,
    la Minerva de la cabeza de Júpiter
    eran más reales.

    Cuando él no me mira,
    busco mi reflejo
    en la pared. Y sólo veo
    un clavo del que han descolgado un cuadro.

    De Wislawa Szymborska. Lo resaltado en negrita es muy tú, en especial los versos de las hormigas. No me digas que no. :)

    ResponderEliminar