viernes, 20 de mayo de 2011

Tuétanos y otras mentiras.

Jueves diecinueve de Mayo,
veintitrés horas y un minuto.
Voy al cuarto de baño,
pongo cara de haber follado
mucho
y de haber amado
un poco menos
y pienso
que ellos también mienten
al hablar, al mirar, al sonreír
y más que nunca al escribir
sobre un tú que no es el tú que yo quiero
y que, sin embargo, se parece
en las cosas que no suelen parecerse.
Las muecas, los gestos,
el modo de fruncir el ceño,
de decir que tiene prisa,
de enumerar sus sueños:
la nuca libre, el pelo corto,
un libro barato de bolsillo,
una vespa roja, un sombrero
y un pseudonovio esquizofrénico.
Abro la boca un poco
y creo que así se me ve bonita.
Mañana volveré a enamorarme
del chico de la biblioteca,
ese que tiene los ojos tristes
y un algo de rock en la barbilla.

6 comentarios:

  1. "Pseudonovio esquizofrénico". Me encanta, ni yo lo hubiera dicho mejor.
    P.D. A la biblioteca a estudiar, ¡cotilla! Deja en paz a Pereza y al rock.
    Meredith

    ResponderEliminar