domingo, 6 de noviembre de 2011

Ojos.

Era demasiado fácil comparar tus ojos
- azules -
con el cielo.

Ahora hablo de tierra
húmeda, si es de noche,
 de miel y de sirope
- de caramelo-.
También se les parecen
algunas de las maderas
más oscuras:
ojos de nogal, ojos de ébano,
ojos de árboles con corteza de arce.

Caramelo de azúcar
-  si es de día-, 
frutos secos,
avellana tostada
nuez o almendra,
ojos de arena del Sahara.
Mi piel en verano,
tu piel todo el año,
la piel de la hojas en el otoño,
el color de las heridas en tus rodillas
- costra o postilla-,
infierno.
Tus ojos.

8 comentarios:

  1. Me ha gustado tu blog, interesante poema...hay mucho que ver ,,volveré

    te visito desde

    http://desdoblamientointelectual.blogspot.com/

    Suerte!!1

    ResponderEliminar
  2. No me aclaro con tantos ojos o tantas variaciones de ojos! mmm... infierno?? Defintitivamente necesito una poesía que responda a la poesía sin hacer gongorismo. Me gusta el nogal.
    Meredith.

    ResponderEliminar
  3. Hay poemas que al comentarlos los asesinas, asesinas la belleza. Yo viviría por siempre sin comentar. Pero no puedo. Entonces te digo que es bello esto que has escrito.
    Y muy azul.

    Bss.

    ResponderEliminar
  4. Nunca había abandonado por aquí palabras, pese a que yo siempre leo las tuyas. No tengo nada más especial que decir, en realidad, pero esta vez me ha apetecido decirte que me gusta lo que escribes. Y nada más.

    ResponderEliminar
  5. Joder Alba, que preciosidad de poema. Diría más, mucho más pero como sabiamente comenta Sacro, callo que si no lo ensucio.

    ResponderEliminar