jueves, 2 de junio de 2011

Chucherías.

El hombre de tu vida nunca viajará en la misma línea de autobús que tú. Ni se sentará enfrente de ti a estudiar en la biblioteca. Lo más probable es que no se choque contigo en la calle y te tire los libros que llevas apretados contra el pecho. Tampoco se sentará a tu lado en un banco del parque para preguntarte por el título de lo que estás leyendo. El hombre de tu vida no será un made in Hollywood. No será un pintor o un poeta frustrado. No tendrá cicatrices en la mejilla. Y lo peor de todo, no sonreirá de lado.

5 comentarios:

  1. cierto, pero puede que ahí radique su encanto.. en que no es nada de lo que esperamos o nos gustaría...
    por qué chucherías??

    ResponderEliminar
  2. El título no guarda relación, pero es que fue lo primero que se me ocurrió :)

    ResponderEliminar
  3. Cuánta razón tienes! Pero esto solo se aplica a los seres humanos corrientes, no? ;)
    Meredith

    ResponderEliminar