sábado, 18 de junio de 2011

Tristeza de ameba.

Nos pone muy tristes la gente que muere sin haber visto el mar
y los niños que descubren la nieve cuando ya no son niños.
Los ancianos que hacen sopas de letras en los bancos de los parques,
aquellos a los que les tiemblan las manos
y no entienden las películas que echan por las tardes,
justo después de las noticias.
A veces también
nos pone tristes ver a los patos encerrados en los estanques,
y a las palomas que viven en las plazas sucias
de todas las ciudades.
Luego está la tristeza de los días de lluvia,
pero esta es distinta,
porque no nos hacen falta mirar hacia afuera
para sentirla.

11 comentarios:

  1. Me ha encantado !! Muy muy bonito.

    ResponderEliminar
  2. ¡La lluvia no provoca tristeza!, sino dulce y suve alegría contenida en minúsculas y etéreas gotas incoloras, inoloras e insípidas que se estrellan contra la ventana que contemplas un día en el que el sol ha perdido la batalla por la supremidad celeste, y por encima de todo, inspiración y ensoñaciones de esas que te transladan a la utopía de tu vida en esa perfecta dimensión paralela que nunca legas a ver. La lluvia no solo es fuente de vida, sino también de sentimiento, y a lo sumo de dulce tristeza, pero nunca de tristeza.
    Meredith

    ResponderEliminar
  3. Qué triste es morir sin haber visto el mar....

    ResponderEliminar
  4. Y otra vez, echo de menos mi ración de vicio,
    Hago películas sin presupuesto y me duermo,
    Y me cuelgo, en el trapecio de los cinco dias,

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. La lluvia es triste cuando no se bebe. Y también cuando se bebe solo, sin dios.

    Con dios, la tierra más sucia transhuma elegante su sonrisa.

    ResponderEliminar
  7. y las casas vacías, los ríos sin agua, los besos sin boca

    ResponderEliminar
  8. Saludos, estuve leyendo un rato y creo que tus textos son muy bellos, tienen una mezcla agradable de ternura inocente, adolescente, y de poesía entre amantes maduros. Éste en especial me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  9. La lluvia no porfía con sus lágrimas. Es el tejado el culpable.

    Abrz.

    ResponderEliminar
  10. Pero la melancolía de la lluvia es bonita! Tiene el poder de calarte aunque no estés bajo ella... tb nos ponen tristes las jóvenes que lloran en el metro, los cristales que reflejan las miradas solitarias...
    (...)

    ResponderEliminar
  11. Aunque ya te lo había dicho, es el que más me ha gustado de todos los que has escrito. Las películas de después de las noticias tampoco las entiendo. Los días de lluvia no me gustan, tampoco me hace falta mirar hacia afuera.

    ResponderEliminar